miércoles, 23 de marzo de 2011

Remember the Milk - Para tus pendientes

Hoy quiero recomendar un servicio web que se me hizo fantástico.
Estoy hablando de Remember The Milk, o Recuerda la leche.

Bueno el caso es que te registras y puedes crear una lista de pendientes. Como está en Internet siempre estará disponible.

Puedes dar de alta estos pendientes directamente en el sitio, o bien desde tu Twitter siguiendo ala vaquita en @RTM, o bien enviando un email a la cuenta que te asignen.

Les das prioridad, locación, si se repiten cada semana, cada mes, etc. En fin, la lista es larga.
Al principio puede ser abrumador utilizarlo, pero agarrándole la onda, no hay pierde. Todo se concentra en un Inbox, y de ahí los vas moviendo. Cuando ya lo realizas lo palomeas.
Te manda a tu Twitter recordatorios (como Direct Message), etc. Hay un sinfín de opciones.

Si quieres enviar pendientes a otra persona, deberás darlo de alta en tu "red", eso no lo he intenado mucho, sería más que todo para trabajo colaborativo o para miembros de la familia, etc.

Hay aplicaciones para dispositivos, pero creo que con un costo anual.

Usarlo en web es gratis en http://www.rememberthemilk.com/

Lo recomiendo ampliamente, sobre todo para que te olvides del Post-it.

jueves, 10 de marzo de 2011

¿Por qué la gente odia McDonalds?

Aunque estaba demasiado pequeño, recuerdo que en los 80's la gente hacía filas y filas para entrar a comprar un McTrio en el recién inaugurado McDonalds de la ciudad.
Era la novedad para todo mundo, parecía un oasis alimenticio.

Pues hoy en día este fast food sigue siendo muy exitoso no sólo aquí sino en muchos lugares del mundo. Aunque la gente se queje o no se le antoje. ¿Contradictorio?

Hay un documental que se llama Super Size Me, aunque no lo he visto. Trata básicamente de un hombre que sólo come esas hamburguesas y como al tercer día se siente mal y claro aumenta de peso.

Para mi una hamburguesa de estas No está mal de vez en cuando. Es más la disfruto con sus papas y refresco y me vale un comino las calorías o carbohidratos.


Por lo mismo cuando he estado de viaje y ya no se que comer o no quiero descubir algo nuevo, acudo a un McDondalds y ya sé lo que voy a obtener.
Aunque me he llevado sorpresas para bien y para mal:


Lo bueno...

En Francia, descubrí las papas sazonadas "deluxe". Años después llegaron a México como McPatatas, tiempo después desaparecieron. Por cierto te venden los sobrecitos de catsup, cuando aquí los regalan.

En Argentina, la calidad de la carne es mucho mejor. Así que la disfruté más.

En Canadá, viví con una familia vegetariana. Me daba mis escapadas a comerme una hamburguesa doble. Sin remordimientos.

Lo malo...

McCountry de Rep. Checa
En República Checa, quise probar algo nuevo y pedí la McCountry. Y no me gustó nadita. Resultó ser un producto demasiado regionalizado y al regresar a México descubrí que era como un embutido de cerdo con sabor a carne. Nada apetitoso. Lógico no sabía lo que pedía.

En México, durante las olimpiadas de China, tenían la McOriental o algo así. Demasiado horrible para ser verdad, que bueno que sólo fue producto temporal.

En conclusión, yo no odio a McDondalds. Ha sido mi salvación en muchos casos y creo que de muchos. Por algo siguen existiendo y expandiéndose.

Tengo hambre.

Share it